viernes, 3 de septiembre de 2010

He crecido ^^


1'69 centímetros me dijo ayer la báscula de la farmacia, dos más de los que pensaba que tenía. Y 57 kilos, según la misma. Mi meta de 54 kg para el día 13 es un poco imposible, aunque no será por no intentarlo.
Me quedan 5 días para irme de casa, ¡viva, viva! Pero esta semana me trae un millón de calóricas fiestas de despedida: con un grupo de amigos, con otro, con mi chico, con la familia... Menos mal que cuando esté sola haré yo la compra y no entrará nada calórico en mi cocina. Apuesto a que puedo vivir de calabacín y pepino todo septiembre.

Y como no quiero que la entrada quede tan cortita, os voy a contar un trocito más sobre mí. Retomo donde lo dejé:

Estaba en 2º de la ESO. Tenía 14 años. Había seguido engordando (aunque a mí no me lo parecía) y no medía más de 1'50. Mi padre me pesaba en la báscula de la farmacia cada mes, miraba el papelito y suspiraba. Nunca me decía qué ponía. Su obsesión no era el peso, sino la altura. Todas las chicas crecían y se ponían más guapas, y yo era una masa disforme, gorda y con granos. Claro, él se daba cuenta de que yo no crecía al ritmo de las demás niñas y se preocupaba. Me llevaron al traumatólogo y al endocrino: me dijeron que estaba muy gorda y que presentaba problemas en el crecimiento, es decir, que crecería a los 16 o 17 años. Me resigné a esperar y a seguir gorda.

En primavera, hicimos una excursión para ver el nacimiento de un río. A la hora de la comida, se armó una pelea. Al querer defender al chico que me gustaba de las "barbies", yo me convertí en el blanco de sus burlas. Empezaron a cantar una canción que todavía me hace llorar cuando la recuerdo:
"Eres una obsesa, eres una obsesa, eres una obsesa de la comida..." (Ese año estaba de moda el "Eres un enfermo" de las Supremas de Móstoles, qué le vamos a hacer). Aquella humillación pública, entre una lluvia de "gorda", "gorda" y "gorda", fue coreada por todos y cada uno de mis compañeros. Y los que yo creía "amigos" (menos uno, el pobre JC, que siempre fue un cielo conmigo) se intentaban aguantar la risa.
Llegué a casa totalmente hundida, y me juré que sería la última vez que alguien me llamaría gorda. La última.
Dejé de comer. Casi por completo. Antes podía beberme unos 2 litros de coca-cola normal al día, ya no volví a probarla (incluso a día de hoy me da asco su sabor dulce). Las cosas que antes adoraba, como los bollos o las patatas fritas, dejaron de existir para mí. Me prohibí pasar las tardes lamentando mi suerte y tragando bocatas de beicon. Por que eso era lo que hacía: era una paria por ser gorda, y en vez de ponerle remedio, me refugiaba en la comida. Nadie quería ser amiga de esa gorda rara, y con razón.

Llegó el verano. La ropa se me caía. No me pesaba porque me daba pánico ver los números en la báscula. No quería verlos, no quería convertirme en lo que soy ahora: una persona que se pesa tres veces al día y cuya obsesión es el número que se dibuja en la pantalla. No me pesé en todo ese tiempo, no lo necesitaba: empezaba a ver cómo se me borraba la panza y cómo empezaba a tener cintura. ¡Yo, cintura! ¡Era increíble! ¡No sabía que yo tuviera de eso!

Mis padres se daban cuenta, pero no decían nada, porque yo estaba MUY gorda y querían que adelgazase. Siempre recuerdo a mis padres llamándome gorda sutilmente (sobretodo mi madre). Todo iba bien: ya era agosto, pronto sería septiembre y podría restregarles a esas hijas de puta todo lo que había conseguido. ¡Muy bien, Ana! Te ha costado muchos días sin comer, muchos vómitos y mucho esfuerzo, pero lo lograste.
Poco antes de que terminara el mes, decidí ayunar por completo hasta que empezaran las clases. Mis padres nunca estaban en casa, así que no veían lo que comía, y mi hermano prefería comer solo viendo los Simpsons. Al sexto día, me empecé a sentir muy mal, pero seguí haciendo ejercicio. Me mareaba, tenía nauseas, me dolía mucho la cabeza y la tripa. Iba a comerme una manzana para que se me pasara, estaba en la cocina al lado de la mesa, cuando se me nubló la vista y me sentí caer. Me desperté en el hospital. Mis padres se debatían entre las ganas de hostiarme y la pena que les daba. Les había decepcionado y les había puesto en ridículo como padres, además de ponerme en peligro a mí. Todo se descubrió: vieron que estaba al borde de la anemia y de la desnutrición y que tenía la garganta destrozada por el vómito. Me querían llevar a la planta de psiquiatría, pero como mi madre es enfermera, convenció al médico para que me dejara irme a casa, ella me cuidaría.
No me cuidaron, me atiborraron. No me dejaban ir al baño sola ni dejarme nada en el plato. Y si me tenían que hostiar para que comiera, lo hacían (sobretodo mi madre). Me sentía tan triste que acabé cediendo y volviendo a refugiarme en la comida. Y engordé: no lo recuperé todo, pero sí mucho. Hasta que tres años después, un 30 de noviembre de 2008, me miré al espejo y me horroricé. Y por primera vez en mi vida, me subí voluntariamente a una báscula.

Otro día sigo. Me voy a leeros.

Un besito.

11 comentarios:

Volver a reír~ dijo...

waw princess, tu historia me impacto mucho.
Me gusta mucho tu blog y como sabras, te sigo :)
Suerte linda, kiss ♥
http://detras-deuna-sonrisafingida.blogspot.com/

Katherine dijo...

Nena puede ser q si te has pesado cn ropa y zapatos, midas 1,67 m pq las suelas miden mas de un cm casi siempre, y el peso ps igual, unas deportivas normales pesan medio kilos, los vaqueros aun mas, una sudadera uns 400 g... asi q seguro q llegas a tus 54 debe de faltarte un kilillo.

En cuanto la historia.. joder q hija deputa puede ser la gente, pagar sus frustraciones y su mierda de vida cn una niña q n les ha hecho nada... yo las buscaria ahora y les daria una paliza a cada una.
Un beso feliz finde!!

Princesita oscura dijo...

Hola princesa!
Puf, tu historia me suena muchísimo, la mía es muy parecida, las puñeteras barbies de clase riendose de mi por gorda, cada vez que lo recuerdo me entran ganas de llorar...
En fin preciosa, ya verás, llegaremos a nuestras metas, y podremos restregarles por la cara lo delgadas que estamos ahora!!

Un beso muy grande y un abrazo!

la estúpida de mel dijo...

Puff, princesa, lo de las putas barbies tuvo que ser muy duro...
Es curiosa, muchas historias que he leido aqui empezaron por eso, por algun comentario que nos hcieron alguna vez.
En mi casa, el comentario era todos los dias por mi hermana...
Ánimo que ya queda poco para que vivas sola y puedas hacer una dieta mejor, piensa en eso, y en divertirte en las despedidas(L

Diamond Princess dijo...

princesa!
^^
te digo que mme ha encantado leer lo que cuentas. Me metí tanto que no quería uqe terminase....me recordó cuando estaba leyendo Abzurdah.
Espero sigas pronto la historia.
¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Te felicito que vivirás sola priin!!!!!!!!!!!!!!
Ese es mi gran sueño, de aquí a 4 años cuando me reciba y trabaje viviré por fin sola...ya he mirado precios de casas y apartamentos jajajja.
Besotes y mucha fuerza.

Lilith dijo...

Wow prin ke gran paso vivir sola
mucha suerte y pss si
como dicen empezamos por eso
pork nos humillaban por decirnos gordas
por tantas cosas ke para ellos no son nada
siempre mi mama me llamo gorda
nunk me molesto hasta los 13
cuando el chiko ke me gustaba
oia a mi mama gritarme "gordaaa ven hija""
i me decia gorda ai te habla tu mama"
ai maldito ¬¬
ahora me sigo sintiendo igual de obesa la gent me dice ke adelgaze muchisimo
ke ya coma
pero no saben lo ke uno pasa no lo entienden
pues nena me voi
besos te sigo ya hace mucho
me encanta tu blog xau

anaaforever dijo...

Tia... me ha impactado mucho tu historia. Que hijos de puta son los de tu clase, cabrones! Me dan mucha rabia, enserio! Espero que ahora sigas adelgazando..pero no te pases... tu salud irá cada vez a peor y podrías volver a desmayarte...:S
Ánomos y sigue así!

princesa triste dijo...

ay nena : que mal entiendo a mi tambien me criticaban por ser gorda ya ace mucho de pequeña aora esos mismos me adoran jajaja aora que se jodan quien rie ultimo rie mejor

cuida tu saluddd!!!!
besitos 0 calorias

Mónika Mónik dijo...

hola guapisima!
Yo nose ni cuanto mido jajaja!
Lo importante es que estaas contenta espero que el finde te alla ido bien
Besiitos =)!

luluƈa...♥ dijo...

buena redaccion sobre tu misma que haces, te felicito ere gran escritora, bien princess pues veras que no comer causa eso bueno no vengo a cermonearte para eso estan tus padres... bueno preciosa cuidate na mas y pues se feliz
chau
y gracias por pasar por el blog ^^


saludos!!1

April* dijo...

Hola!

Ana, no te acomplejes por la altura
sabes?en china si mides más de 1'70 no gustas a nadie por "jirafa", curioso no? medio mundo intentando dar estirones con tacones imposibles y la otra mitad en el extremo opuesto...:)
todas, por desgracia, compartimos una historia muy parecida a la tuya, me he identificado muchisimo. De que parte de España eres?
Yo he empezado hoy la uni...un caos mental

Mucho ánimo, preciosa! cuidate mucho

Publicar un comentario