viernes, 30 de marzo de 2012

Progresos + M (entrada muuuuuuuuuuuuuuuuy larga)

"Marzo va a ser el mes de los 55". Eso dije en mi anterior entrada. ¡JA! Llevo estancada así como una semana en el puto 56, clavadito, oye... Vale, no estoy enfadada, ya no me veo horriblemente gorda, ahora sólo estoy gorda a secas, creo que estoy mejorando mi percepción.He regresado a unas medidas "razonables" (de cintura me quitaría mínimo 10 centímetros más, pero poco a poco): 88, 69, 87. Vuelvo a tener forma de persona, no de bola.



Sé que actualizo poco, pero la universidad me tiene hasta arriba: me he apuntado al centro de idiomas (y me abuuuuuuuuuuuuuuuuuuurro soberanamente, sigo pensando que el B2 se me queda corto, pero en fin, sus motivos tendría la profesora para mandarme allí...), tengo asignaturas nuevas que odio y el resto del tiempo... No, esperad, no hay tiempo restante xD



Con mi chico va bien, pequeñas riñas de la convivencia, pero nada grave. Yo me angustio mucho y cuando no como me pongo todavía más histérica, sé que no es fácil vivir con alguien como yo, así que me estoy esforzando por no pelear mucho con él.



El martes vuelvo a casa por vacaciones. Tengo ganas de ver a mis chicas, las echo muchísimo de menos, pero aguantar a mi madre no es un plato de buen gusto. Por si fuera poco, voy a pasar esas tres semanas en una de las ciudades más "semanasanteras" de España, y yo soy una atea firmente convencida de sus creencias xD



Quería contaros una cosa que me lleva mosqueando algo así como un año. Tengo una amiga, llamémosla M. Salimos siempre juntas con otra más, S, en el mismo grupo. Somos muy buenas amigas las tres, peeeeero... Os pongo en antecedentes: desde siempre, M ha sido una chica gorda. Peor, obesa de nivel catastrófico (según S, 120 kilos en sus tiempos más "lozanos"). Hace un año, cada una nos fuimos a estudiar a un sitio. El caso es que M empezó a adelgazar a lo bestia (y eso, para una persona que he visto desayunar pizza con pringles, y tenía los santísimos huevos de decirte que sólo cenaba ensaladas, era cuanto menos raro). Para haceros una idea, ahora llevará una 46-44 de talla (ella dice que lleva la 38, menos mal que de todo se entera una... xD). En fin, que me lio, a mí no me gusta salir a cenar, pero con el tiempo y la distancia he aprendido a valorar esos momentos y ya no finjo estar enferma para no salir (además de que NO volveré a beber sin nada en el estómago, JAMÁS), ahora sí salgo aunque sepa que encima del dinero que me voy a gastar, me va a sumar un kilo al día siguiente. Ya no me merece la pena perder esas cosas, ¿sabéis? A lo que iba, M nunca viene, jamás, y no disimula que es para no comer con nosotras. Parece estar dejando caer a cada rato que tiene algún tipo de trastorno, y qué queréis que os diga, me toca la moral. Llevo AÑOS haciendo malabares para que nadie pille las muchas burradas que hago con mi alimentación, y viene la bicha ésta a llamar la atención. Me puede, sé que es una chorrada, pero me puede. ¡Como se puede ser tan sumamente PERRA! Yo pienso que tiene más cuento que Calleja, pero claro, a ver a quién le cuento yo mis teorías de "yo no como y sé cuando otros no lo hacen". No sé...





En fin, tengo una práctica infernal que entregar, me despido aquí. Antes me pasaré a ver qué tal os ha ido la semana. Un beso :D

P. D: Algunas habéis privatizado el blog y no os puedo comentar. Porfi, mandadme la invitación a princesa de piruleta @ hotmail . com ^^ (sin espacios, que lo he puesto por el spam).

2 comentarios:

Seda-Kat dijo...

Yo tb odio cuando la gente juega con esos temas a la ligera, asi normal q digan q las anorexicas son caprichosas y blabla. Con gente como tu amiga M, q se lo toma a capricho xa q se preocupen por ella.... en fin, paciencia, que es la madre de la ciencia.

L dijo...

Hola bonita... creo que todas tenemos una amiga de esas toca pelotas, jajajjaja...

Mi amiga R es la típica que dice... ahí que gorda estoy, voy a ponerme a dieta y hacer ejercicio y luego se hincha a comer bollos, en fin. Saca de quicio.

Espero que estos días lo pases bien... besos

Publicar un comentario